‘Uno se resigna pero no olvida’

© Viviana PerettiLas Madres de la Candelaria son las madres, esposas, hijas, abuelas y tías de los miles de colombianos que en las últimas décadas han desaparecido por mano de la guerrilla, los paramilitares o los mismos agentes del Estado. Hace 17 años, cada Viernes se reúnen frente a la Iglesia de la Candelaria en el Parque de Berrío en Medellín. Gritan: ‘Vivos se los llevaron, vivos los queremos’, aunque muchas sepan que nunca más volverán a ver a sus seres queridos vivos. Tal vez unos pocos restos en un cajoncito de madera, si es que el Estado colombiano mantiene la promesa de restituirles lo que queda de lo que un día les fue arrebatado.

Doña Analigia, mujer indígena de 63 años, lleva 12 años buscando los huesos de Roberto Antonio, su hijo de 25 años que los paramilitares torturaron, mataron y desmembraron en la vereda Toldas de Peque en la región de Antioquia. Doña Analigia todavía sueña con su hijo que le dice: ‘Tuve mamá, tuve papá, tuve hermanos y no fueron capaces de enterrarme sino que me dejaron comer por los gallinazos’. El vestido que lleva puesto se lo regaló su hijo unos días antes de que lo desaparecieran. Continue reading “‘Uno se resigna pero no olvida’”